26 de abril de 2016

Y TÚ, ¿A QUÉ LE TEMES?


"Quien vive temeroso, nunca será libre"
Por qué vivimos en un miedo constante?, miedo a lo desconocido, a cambiar de empleo, a enamorarnos, a fracasar, a triunfar demasiado deprisa, a que nos quieran, a querer demasiado, a pecar, a vivir sin pecados. Si no surge un miedo nos lo inventamos para seguir siempre anclados en ese miedo a todo.

Pero que es el miedo sino el temor a lo desconocido, y realmente todo lo que salga de nuestro entendimiento nos parece terrorífico.

En este post, no vais a encontrar fotos de vestidos maravillosos, ni fotos llenas de sensualidad como os tengo acostumbrados. Quiero entrar en vuestros temores, y que entréis conmigo en los míos propios.







Seguramente que muchos de vosotros ya habréis salido del post, y los que estáis leyendo es porque os da un morbo increíble ver las fotos de autentico terror.
El miedo nos paraliza, nos provoca una subida intensa de adrenalina, nos bloquea, nos tensiona los músculos y nos pone en estado de alerta.

La propia sociedad la incultura, o las religiones nos han llevado a tener miedos absurdos, como la creencia de que los seres buenos irán al reino de los cielos, que al parecer eso debe ser como un Resort, o al infierno si eres lo suficientemente malo como para aguantar los fuegos eternos de las tinieblas del maligno.




                  






Si realmente nos riéramos de nuestros miedos así como ver que lo causa, sería casi cuestión de sorna más que de temor.

Porqué nos dan miedo las caretas blancas, o una imagen frente a un espejo, o una voz susurrante a media noche. Porque realmente no lo vemos con normalidad, es algo que el cine también nos ha inculcado en las películas de terror, y junto con la música que lo acompaña, llevan al espectador a un grado de ansiedad que es lo que quieren conseguir y lo consiguen.

En cierto modo este grado de excitación temerosa que nos provoca el miedo, es hasta incluso estimulante y nos provoca cierto placer.









¿Pero y cuando los miedos no son causados por una imagen o un sonido sino que proceden de nuestro interior? ¿Que hacemos con nuestros propios fantasmas?, los intentamos hacer desaparecer como lo harías con una película, desconectando el botón del mando a distancia, tal vez no sea tan fácil.

Aunque la positividad, el normalizar las situaciones, el enfrentarse a novedades cada día sin el miedo a que pase nada más que una experiencia fantástica, son factores increíbles para poder eliminar nuestros miedos de nuestra vida.

Al fin y al cabo, detrás de cada una de estas fotos, hay un fotógrafo, y una historia que contar, que no tiene porqué ser más, que la de causarnos un temor infundado, y que sólo está en nuestras mentes.











Hay que temer mucho más lo conocido que lo desconocido, la gente que nos rodea, sus miedos son al final mucho más peligrosos que una careta en una foto.

Realmente he creado este post de esta semana para crear en vosotros una sensación de incomodidad, de pensar qué tiene esto que ver con lo que Ángeles escribe, pues eso es, justo lo que he conseguido, que salgáis de vuestra zona de confort, así como yo también lo he hecho, y esto nos dará libertad para hacerlo mucho más a menudo con nuestro día a día, y no tener miedo a arriesgar, a conseguir metas, a decir lo que pensamos por miedo a perder lo que queremos, y muchas muchas más cosas que seguro tenéis en mente ahora mismo.

Os dejo con la foto que de todas ha causado en mí más espectación, no se si por miedo, por morbo, por misterio, pero algo me ha hecho elegirla como la más impactante.


Ese estado de levitación incomprensible, esas miradas perdidas, ese muro de lamentaciones, me ha causado un temor, que no sabría explicar. Pero cada uno como os dije al principio tenemos nuestros miedos, nuestros demonios, y tal vez esta foto ha hecho despertar los míos.

Os dejo con una frase que me encanta: "Cuidado con los miedos, les encanta robar sueños"

Espero veros pronto a todos, y en especial a los que habéis terminado con éxito hasta el final de este post.

Ángeles Castro






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada