6 de diciembre de 2015

JOYAS HASTA LA ETERNIDAD


Las joyas son fuente inagotable de admiración, generan envidias y celos.
Nos fascinan por su belleza, pero también por su historia, ya que son testigos mudos del paso del tiempo y seguirán existiendo después de que los cuerpos que un día adornaron, no sean más que un recuerdo.

Alas Grupo apuesta por la utilización de complementos para un look perfecto. En este post os mostramos la importancia de las joyas con unos ejemplos de los más curiosos y en algunos casos impensables.

En el siglo XVI, docenas de esqueletos fueron desenterrados de las catacumbas romanas y trasladados a ciudades de Alemania, Austria y Suiza, por orden del Vaticano.




Como podéis comprobar estos esqueletos estaban plagados de broches y collares con piedras preciosas.
Algunos eran los restos de los primeros mártires cristianos, que estaban apartados de la vista de los fieles, escondidos en sótanos o almacenes. Fueron las monjas las que se encargaron de adornar estos cuerpos.



No sólo contemplamos los esqueletos como parte de la otra vida, sino que cuando nos marchamos de esta, al ser enterrados, hay una vinculación con los insectos que en muchas ocasiones, son parte de la vida y de la muerte.
Es por esto, que creemos en el vínculo existente entre esqueletos e insectos entre sí.

Otra exposición de reliquias, aunque en este caso algo macabro, es la utilización de animales vivos como joyas o adornos.

El Makech es un insecto que se ha convertido en un producto comercial que se ofrece al turismo. En mercados de artesanía de la capital Yucateca en México, se pueden encontrar estos escarabajos vivos adornados con piedras de colores. Cada uno de ellos tienen pegada una cadena dorada que unida a un imperdible, permite usar el animal decorado como un broche.

Una vez puesto como broche el escarabajo, se mueve tanto como le permite la cadena a la que va unido.

La única instrucción que los compradores reciben para mantenerlo en vida, es ponerlo en un frasco, y alimentarlo con un pedazo de tronco viejo.




Si de crueldad se trata, el uso de insectos como joyas vivas, no lo es menos esta "curiosa" forma de llevar animales vivos como parte de la decoración del look, del día a día.

En China, pequeños peces y tortugas encerrados en cápsulas de siete centímetros a modo de llavero, se han convertido en un producto cada vez más popular entre los vendedores de baratijas, no solo por la novedad si no también porque dicen que trae buena suerte.

Esta moda es una auténtica crueldad, y no existe una ley de protección animal que impida su venta.



La diseñadora, Cecilia Valentine, ha creado una línea de joyería viva llamada ‘Fur is Alive’. Justifica la aparición de los animales vivos, porque dice que dan naturalidad y vida a objetos inanimados como son las joyas que diseña.



Desde siempre hemos tenido la necesidad de decorar nuestro cuerpo con joyas, y cada uno intenta llamar la atención a su manera. Particularmente nuestra forma de ver las joyas es otra muy diferente, sin herir a ningún ser vivo, y no por eso deja de ser impactante y creativo.

Como diseñadores de moda y complementos, nosotros apostamos por la creatividad, pero de una manera mucho más saludable con la naturaleza. Llaman la atención las piezas que salen de nuestros talleres de complementos, en los que creamos joyas de gran impacto visual. Muestra de ello, es este collar realizado por nuestra profesora de diseño de complementos.



Espero que os haya gustado el artículo, y me despido con una pregunta: ¿Creéis que lucir joyas le supone a una persona brillar más que otra que no la lleve? 

Nos vemos en el próximo post!

Laura Herguedas.

www.wingsgroup.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada